Consejos para los cambios de pañales de tu bebé

Es normal que los bebés recién nacidos defecan luego de cada toma, es por ello que es muy necesario cambiar su pañal luego de alimentarlo, higienizándolo con toallitas húmedas, gasa embebida en agua tibia, o un algodón, secarlo bien y ponerle un pañal limpio.

Debemos recordarte que a las niñas hay que limpiarlas de adelante hacia atrás, para evitar arrastrar bacterias del ano a la vulva y a los niños levantando el pene para higienizar bien alrededor del mismo y los testículos, pero sin correr el prepucio.

También después de alimentarlo, se debe vigilar de tanto en tanto el pañal del bebé para ver si necesita cambio, ya que aunque no defeque, ni está muy mojado también necesita cambio, porque de lo contrario puede irritarse y pasparse su delicada piel.

Los cuidados generales que deben tenerse con la piel de los bebés recién nacidos son los siguientes:

1.- Evitar aplicar talco o aceites minerales sobre la superficie de la piel.

2.- Baño diario con jabón de bebé, con la menor cantidad de perfumes o colorantes (Usa poco jabón, ya que puede resecarle la piel), con un poquito será más que suficiente.

3.- Aplicar al finalizar el baño, cremas (emolientes) sobre la superficie de la piel; se preferirán cremas que contengan petrolato sólido o líquido y se evitarán las que contengan perfume colorante en exceso. En las áreas con mayor descamación o resequedad puede aplicarse la misma crema varias veces durante el día.

4.- Para el aseo de la zona del pañal se utilizará exclusivamente agua y algodón, asegurándose que se encuentra la piel seca antes de colocar el pañal.

5.- No frotar la piel del bebé con estropajos, esponjas o toallas, solo utilizar la mano y el jabón.

6.- La ropa del bebé preferiblemente de algodón; de manera general debe usarse solo pañal, playera y mameluco evitando abrigarlo en forma excesiva lo que puede favorecer la aparición de salpullido; debe cubrirse al bebé en forma proporcional a como se abrigaría el adulto. Se evitarán en condiciones normales gorros, guantes y fajeros. (Esto dependerá del clima de su país).

7.- Evitar aplicar cremas medicadas en la piel, sin ser indicadas por el pediatra o dermatólogo pediatra.

8.- La ropa del bebé debe lavarse con jabón de pasta o jabón especial para bebés, evitando detergentes, suavizantes y cloro, que pueden irritar la piel e incluso en algunos casos ser tóxicos.

Casi todos los padres necesitan (y tienen) trucos y consejos para cambiar el pañal de su bebé. Hay niños que se dejan cambiar con facilidad y otros para los que el momento del pañal se convierte en un suplicio que termina en una auténtica lucha con el adulto. De pequeños no suelen protestar, pero cuando comienzan a crecer se retuercen, ruedan, lloran, impiden que se les tumbe… Lo mejor es no perder los nervios para evitar que se convierta en un momento desagradable. Para ello conviene tener en cuenta algunos consejos:

Cuestión de hábito. Lo mejor es hacer el cambio siempre en el mismo sitio y de la misma manera, para que la rutina acabe creando un hábito.

Crear un ambiente agradable. Es importante que la temperatura donde realizamos el cambio sea de unos 25 grados para que el pequeño no sienta frío, así como evitar tocarle con las manos frías.

Cooperación del bebé. Cuando el niño es mayor le podemos pedir que nos ayude en el cambio. Que aguante el pañal, la crema, las toallitas… y se sienta partícipe de todo el proceso.

La cesta del pañal. Podemos tener una caja o cesta con objetos o juguetes que sólo se utilicen en ese momento. Además de permitir la distracción y su curiosidad, le proporcionarán confianza y seguridad.

Leave a Reply