Senos doloridos e inflamados durante la lactancia

Vas a sentir dolor si se acumula demasiada leche en tus senos. Es normal que tus pechos se sientan inflamados, sensibles y pesados  cuando le baja la leche. A esto se le conoce como llenura de la mama.

Cuando comiences a sentir tus pechos adoloridos y duros, significa que la llenura se ha convertido en congestión. La congestión mamaria normalmente suele ocurrir dentro de tres a cinco días después de dar a luz. La congestión puede suceder si usted no está amamantando o si no se está extrayendo la leche frecuentemente, o si produce demasiada leche. Su bebé podría tener dificultad para prenderse a su seno para alimentarse. Sin tratamiento, la congestión puede provocar que se tapen los conductos de leche o que una infección que se conoce como mastitis (la cual es muy dolorosa).

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas?

Masajee su seno. El masaje en los senos ayuda a vaciar su seno congestionado y a aliviar el dolor. Masajee su seno suavemente antes de amamantar y durante la sesión de lactancia para ayudar a aumentar el flujo de leche. Pase la mano con cuidado por el seno, comenzando por la parte de afuera y dirigiéndose hacia el pezón. También posible que el masaje de los senos también ayude a evitar la congestión mamaria cuando se realiza durante los primeros días después de dar a luz.

Aplica compresa fría: El frío ayuda a aliviar  el dolor y la inflamación en su seno congestionado. Moja una toalla limpia con agua fría, saca el exceso de agua y colóquela en su seno por unos minutos, debes hacerlo entre cada toma del bebé. Puedes hacerlo por unos 10 minutos.

Aplícate calor. Justo antes de amamantar coloca una compresa tibia en tus pechos por unos minutos, eso ayudará a que la leche fluya. Podrías tomar un baño caliente también. No te apliques calor por más de 3 minutos, demasiado calor podría incrementar la inflamación y hacer más difícil que la leche fluya.

Debes amamantar o extraer la leche cada dos o tres horas. Extraiga su leche con un extractor de leche antes de amamantar. Esto le ayudará a suavizar sus senos y su pezón, y permitirle a su bebé que se prenda mejor. Amamantar con frecuencia le ayudará a disminuir la molestia de la congestión en sus pechos.

Cómo puedo evitar el dolor y la cogestión mamaria?

¡El tratamiento más eficaz para los pechos congestionados es un bebé hambriento! Debes intentar vaciar los senos con la mayor frecuencia posible para ayudar a mantener el flujo de leche, así que alimenta a tu bebé a demanda, entre 8 y 12 veces cada 24 horas.

Evita darle biberón o chupete al recién nacido en las primeras 4 semanas, a menos que haya una razón médica para hacerlo. Los músculos que tu bebé usa para chupar de un biberón son diferentes a los que usa para extraer la leche del seno. Tu bebé podría confundirse y tener dificultad al succionar del pecho después de haber aprendido a hacerlo de una botella.

Tus síntomas disminuirán en un plazo de 24 a 48 horas si amamantas o te extraes la leche apropiadamente cada dos a tres horas.

Debe buscar atención inmediata si…

  • Si usted tiene dolor e inflamación en uno o ambos senos, lo que le impide amamantar.
  • Si usted tiene fiebre con escalofríos o dolor corporal.

Leave a Reply